27 February 2018

Rosquillos de huevo (receta de mi madre)




Las medidas que tengo en una libreta de recetas de la familia son las siguientes:

Para un huevo:

2 cascarones de leche
1 de aceite
5 cucharadas de azúcar
1 gaseosa tipo del Tigre doble (1 blanca y otra de color)
harina que la masa quede blandita y se fríe al fuego lento.


Recuerdo a mi madre rompiendo el huevo con cuidado para que sirviera de medida. Hacía un agujero y lo sacaba y ya tenía su medida.
Como hoy en día no solemos hacer las cosas a este estilo,  he ido midiendo los ingredientes para tener un cálculo un poco más exacto.

Así  ha quedado:


* 1 huevo L
* 160 gr de leche (o 2 cacitos de 1/3 de taza)
* 60 gr de aceite virgen extra (o 1 cacito de 1/3 de taza)
* 75 gr de azúcar (o 5 cucharadas)
* 330 gr de harina (un poco más si fuese necesario)

* aceite de girasol para mojar las manos

* anís del Mono dulce
* agua
* azúcar

Batimos todos los ingredientes,  excepto la harina con una varilla de mano, cuando esté bien batido vamos añadiendo la harina. Tiene que quedar una masa blandita y pegajosa pero que al mojarnos las manos en aceite de girasol nos permita hacer bolas con ella.

En un cuenco echamos un poco de aceite de girasol que nos servirá para untarnos las manos.
Hacemos bolitas con la masa que vamos colocando en un papel de horno.

Calentamos aceite con una cáscara de naranja y lo dejamos hasta que esté caliente, la temperatura ideal es de unos 165 grados. Si tenemos termómetro nos ayudamos de él. Puede ir variando pero que no pase de los 175 grados. Tiene que estar caliente pero que no humee. En mi vitro lo caliento al 9 y cuando alcanza la temperatura lo bajo al 5 y lo voy manteniendo entre 5 y 7.

Cogemos dos bolas y las ponemos una encima de otra, con ayuda de los dedos abrimos un agujero y dejamos bastante grande, al freir puja y se cierra un poco. Vamos haciendo y echando al aceite. Yo los hago en una sartén con un litro de aceite y voy haciendo tres a la vez. Vamos dando la vuelta conforme están dorados. Una vez fritos vamos poniedo en un colador a que escurran y repetimos la operación.

Conforme escurren los voy poniendo en el mismo papel de horno. Así hasta que están todos hechos. Con estas cantidades sale 1 docena de rosquillos, depende del tamaño, claro.
Podéis hacer más cantidad multiplicando los ingredientes. Mi madre solía hacer 3 huevos.

En un cuenco ponemos azúcar y en otro el agua con 1 cucharada de azúcar a la que añadimos un chorrito de anís.

Pasamos los roscos por el anís (no mucho o luego se rompen)) y vamos colocando de nuevo en el papel. Una vez todos listos toca pasarlos por el azúcar.


Esta receta la hacía mi madre para llevarlos a las Rifas de Mayo, para los santos de la familia, en Semana Santa. La verdad es que cuando los he olido me he transportado en el tiempo.

Nota: Para mi gusto el aroma que les da el Anís del Mono no se lo dan otras marcas.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...